domingo, 14 de marzo de 2010

Y se nos llegó otro de los grandes días del año: De reflexiones de la política

Sabía que la ansiedad ni me dejaría dormir anoche temprano ni me dejaría dormir hoy hasta tarde.

Pese a todos los pronósticos negativos, pese al escepticismo de muchas y muchos, pese a saber que las maquinarias electorales aún manejan muchas regiones en el país y que como han dicho muchas veces "la política se hace con ideas pero se gana con votos" YO, como mujer, como ciudadana, como sujeto político... como COLOMBIANA, tengo fe, confianza y esperanza en que los resultados de hoy si bien no mostrarán EL cambio si serán indicios de UN cambio y que daremos los primeros pasos para demostrar-nos que estamos en capacidad de asumir nuestro deber y nuestro derecho a ser ejecutores de nuestro presente y nuestro futuro. Es hacer efectivo, público y contundente nuestro compromiso con poner lo mejor de nosotras y nosotros mismos para Colombia.

No dejan de preocuparme quienes se han 'asumido' el creerse líderes del cambio.
No dejan de preocuparme las y los jóvenes que se han vuelto sujetos de campaña electoral de l@s mismos de siempre, quienes perpetúan los vicios, quienes nos han traído al lugar en el que estamos.
No dejan de preocuparme quienes públicamente afirman que no tenemos por qué cambiar.
No dejan de preocuparme quienes han creado campañas políticas en contra de 'enemigos' y no a favor de un país.
No dejan de preocuparme quienes no tienen una preparación adecuada para representar a las y los demás. Quienes por golpes de suerte y/o la fama creen que eso basta para ser elegid@s.

Pero la verdad he decidido ocuparme de lo que yo sí puedo hacer frente a todas estas preocupaciones:
Voto a conciencia.
Voto informada.
Voto eligiendo a las personas más competentes, capaces y preparadas para representarme.
Voto comprometida con hacer el seguimiento a las personas a quienes voy a elegir.
Voto con la certeza de elegir lo que Colombia necesita.
Voto con la certeza de elegir lo que necesitamos en el ahora y no con resignarme a dejar que la mediocridad nos consuma.
Voto por mi, por mi hija, con mi familia, reconociendo que esto no es lo único que hacemos por el país, que la política y la democracia se construyen cada día, en las acciones cotidianas y que no son actos exclusivos de algun@s sino que son NUESTROS derechos y nuestros deberes.

"Los pueblos tienen los gobernantes que se merecen" Elijamos a quienes nos merecemos, a quienes en realidad NOS merecemos.
Feliz Día Colombia
(Andaré vestida de verde celebrando la democracia)