miércoles, 2 de enero de 2013

Zapatero, ¿dónde están tus zapatos?

Entre más leo, más leo... 
y procuro escribir después de analizar todo lo que leo, 
porque afortunada y desafortunadamente el acceso a los medios sociales nos ha llevado a otro nivel de espontaneidad, inmediatez y falta de profundidad por los que en otros tiempos castigábamos a los medios masivos. 

Y es que a diario nos encontramos con iniciativas, colectivas y/o personales, donde por la situación del momento perdemos el foco y el norte de objetividad y somos capaces de desatar las más abrumadoras pasiones para defender 'un' punto de vista, nuestro o de otr@s, con el argumento de que los demás engañan, mienten o son un fracaso. 

Y nos enfrascamos encontrando un culpable, un responsable, y dirigimos toda nuestra artilleria hacia 'ese' sujeto (o sujeta) que debe responder por todo lo que creemos está mal, porque nada se hace, porque todo se dice o porque si, es la oportunidad de 'cambiar' que tanto hemos esperado... 

Y... un momento... ¿hemos observado claramente hacia dónde estamos dirigiendo nuestras reclamaciones? ¿Hemos hecho el árbol del problema y encontrado las rutas por las que podemos llegar a las soluciones, directa o indirectamente, solos o con la ayuda de otros?. Si claro, dirán que como ciudadanos estamos en derecho de quejarnos y exigirle al Gobierno, local o nacional, que de la cara y responda por lo que debe responder, por todo lo que no nos gusta, por todo lo que nos disgusta. Pero, ¿claramente es 'esa persona', 'ese despacho', 'esa entidad' quien debe satisfacer nuestras necesidades 'urgentes' de solución? si claro, pero es somos ciudadanos y ellos (el gobierno) debe darnos solución, ellos son los que saben. AHHHH... ¿somos los que tenemos el poder de la información cuando queremos quejarnos pero cuando debemos exigirnos investigar antes de 'lanzarnos' en contra de 'un' gobernante, 'una entidad', 'un gobierno' no tenemos el poder de la información?

Claro es que en la función pública, no tod@s son honorables; que hay corrupción; que hay funcionarios que no cumplen sus objetivos misionales; que hay quienes quieren crear la rueda 'con su nombre en una placa' pero no significa que tod@s l@s funcionari@s sean así, ni que todas las entidades no trabajen. 

Aprovechemos lo que tenemos en nuestras manos, seamos realmente conscientes de cómo podemos explotar nuestras capacidades utilizando eficazmente los medios sociales, seamos fuente de solución, trabajemos en red, pensémonos colaborativamente, incluso colaborando con quienes nos gobiernan, todos estamos en capacidades de aprender. 

Zapatero, ¿dónde están tus zapatos?