domingo, 19 de julio de 2009

Ciclo OEA Última parte- Es la OEA la que por la desinformación más va perdiendo

Y finalmente el conflicto en Honduras, que aún no se ha resuelto, causó en el Hemisferio algo más que indignación. Fue y seguirá siendo para la OEA un tema complejo, 'espinoso' y prioritario para si misma como entidad y para la democracia del continente, parte de sus mandatos como entidad hemisférica de coperación multilateral.

¡Que se acabe la OEA!¡Que está siguiéndole el juego a Chavez!¡Que ahora la OEA es aliada del Movimiento Bolivariano! Craso error de quienes, con argumentos de polarización, le reprochan a la OEA el ejercicio de velar por el cumplimiento de la Carta Democrática.

Lo de Honduras no fue una sucesión ni un traspaso legítimo del poder. Fue un GOLPE DE ESTADO y sigue siendo en estos momentos una situación que está por fuera de la democracia. El 'Gobierno a cargo de Roberto Micheletti' no es un gobierno elegido democráticamente. Si bien las hondureñas y los hondureños eligieron a sus diputados al Congreso y ellos eligieron a Micheletti como 'presidente' esto no significa que sea un ejercicio democrático en un régimen presidencialista. Cosa distinta hubiera sido el que Zelaya hubiera sido elegido como Primer Ministro y este hubiera sido destituido por el mismo 'Parlamento' como sucede en un régimen parlamentario.

La OEA no le hace juego al chavismo ni al movimiento bolivariano. Tristemente tanto el ALBA, como los movimientos cercanos al chavismo, al movimiento bolivariano, incluso los movimientos de izquierda moderada hasta los más radicales han sido los primeros en 'aprovechar'o ratificar la Carta Democrática de la OEA para ser 'protagonistas' del debate que las y los demás excusados con el cuento de 'no jugar las mismas cartas del Presidente Chavez' hemos dejado.

Otro contra-argumento al actuar de la OEA ha sido la situación del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, cuyo rango de acción fue desprovisto de muchas posibilidades de ejecución por la decisión, liderada por el Presidente Chavez, de imponer un cargo de 'superior jerarquia' por encima suyo en la capital venezolana. Insisten a la OEA en intervenir en esta situación, tanto que el Alcalde Ledezma hizo una huelga de hambre frente a la sede de la OEA. ¿Realmente es responsabilidad de la OEA intervenir en la situación del Alcalde Ledezma? ¿En dónde están los electores del Alcalde Ledezma? Si fue elegido democráticamente no deberían intervenir y hacer valer la situación interna?

En algunos momentos apelamos a la OEA para que sea quien 'solucione' y cuando expresa sus Resoluciones o hace sus pronunciamientos le exigimos no meterse. La OEA si bien no es una organización que obligue supranacionalmente tiene un mandato y si, coincido en que quizá le faltan herramientas para fortalecer a la sociedad civil y a la comunidad general, 'por encima' de sus gobernantes o 'del gobernante' de turno para que esté en capacidad de exigir y garantizar sus herramientas e instituciones de ejercicio democrático.

La OEA no es la entidad que obligue y si bien su papel es importante como mediadora y espacio de integración y coordinación supranacional, solo serán las y los hondureños quienes se obligarán y obligarán a quienes cometieron el GOLPE DE ESTADO a restaurar su institucionalidad democrática, sea o no con el Presidente Zelaya.

La OEA no es la entidad que obligará al Presidente Chávez a restituir las competencias propias del cargo de Alcalde de Caracas a Antonio Ledezma, sino quienes le eligieron y quienes reconocen en la labor del Alcalde de Caracas las competencias propias de un dignatario de una ciudad capital.

¿Que la OEA es la que tiene que restaurar en Cuba la democracia?... más allá de decir si o no, el que acompañemos a la comunidad cubana, y que lo haga la OEA, es muy diferente a llegar con tanques y ejército a 'conquistar a Cuba' para nuestra estructura 'no comunista'. Trabajemos porque sean las cubanas y los cubanos quienes tomen decisiones para y por sus cambios, que se modifiquen las condiciones sobre las que han tenido que sobrellevar las carencias o 'ganancias' de lo que ha significado la dictadura de la dinastia Castro en el poder.

Revisarnos frente a lo que esperamos o no de una entidad supranacional como la OEA en lo que hemos hecho o dejado de hacer en nuestro SER como país es una forma de ver-nos en nuestras carencias y ganancias. ¿Yo espero que el Alcalde de la ciudad venga a solucionar los problemas de autoridad con nuestras hijas e hijos cuando no hemos acordado nuestras reglas de convivencia al interior de nuestro hogar? Si, obviamente a un padre o madre de familia no se le elige, por lo mismo, las decisiones sobre quienes hemos elegido y a quienes les hemos dado el mandato de trabajar para su país como servidores públicos es a quienes primero debemos exigirles el ejercicio de la Ley y la garantía del ejercicio de la misma, siendo nosotras y nosotros quienes actuamos con y bajo los mismos acuerdos de convivencia.