jueves, 9 de agosto de 2012

¿Y si tod@s pedimos la palabra?

¿Y si todos pedimos la palabra?
Pero para aportar, para construir, para avanzar...

Que intensas "discusiones" las que se arman cuando queremos hablar de política, y/o cuando otr@s lo hacen y comenzamos a señalar con el dedo con calificativos porque son diferentes, porque están en un espacio donde no fuimos invitad@s, o porque quizá no estamos de acuerdo con sus premisas; si, el foco de esas 'discusiones' actuales es el encuentro de personas que se realizó en Medellín el día de ayer y que se llamó a si mismo como "Encuentro Ciudadano por la Democracia Pedimos la Palabra".

Celebraría tales discusiones si estuvieran abiertas a conocer sobre lo fundamental de las mismas, a compartir pareceres, a dirimir sobre las opciones de construcción, pero las "discusiones" que se han visto entre ayer y hoy están enfocadas a calificar como anti, pro, o contra, un encuentro de personas de distintas vertientes que decidieron pedir la palabra para reiterar que la política es más que el proceso electoral, aunque no se abstraen de él, y que se requiere acerca LA política con l@s ciudadan@s que han decidido abstraerse por decepción, o por desinterés.

Pidamos la palabra. No por pertenecer o no a un movimiento sino por ser protagonistas de la historia que queremos escribir. Escuchemos si otr@s piden la palabra y conozcamos sus posturas, analicemos propuestas, construyamos en forma colectiva. No estigmaticemos a la entrada, porque no sacaremos nada de salida.

Reencontrémonos con la política que es nuestra, como ejercicio ciudadano, como opción de ejercer nuestra ciudadanía. ¿Ilusionémonos de nuevo? SI, tenemos tantas oportunidades de ilusionarmos de nuevo como oportunidades tenemos de ser gestores de la historia que queremos escribir. No nos ilusionemos por las personas que lideran las iniciativas, ilusionémonos con nuestros compromisos, con darnos la oportunidad de abrir las discusiones, de participar, de construir, de ser gestores de cambios. Seamos críticos de los vacios y las vanalidades, pero no nos quedemos en plan de criticador@s, pasemos a gestar y tomémonos los espacios. Hagamos, seamos.

Pido la palabra, me la tomo. :)
Escribo.
Participo.
Pero también leo, escucho, comparto, discuto cuestiono.
Porque me gusta ejercer la política, porque soy ciudadana y ejercerla me hace serlo aún más.
Ejerzamos la posibilidad de pedir la palabra.