domingo, 11 de julio de 2010

Ingrid, yo si te prefiero libre

Este es el único momento en que escribiré sobre lo que siento del ambiente nacional respecto a las acciones de Ingrid Betancourt. No escribí antes, más que un par de twitts expresando mi desconcierto por el manejo mediático acerca de los procesos que ella pretendía adelantar. 

Me decidí a escribir este post solo por la necesidad de desahogarme frente al odio que he observado en las expresiones de muchas personas, tanto en Facebook como en Twitter. En mi familia, más allá de unos comentarios de mi hija y de mi mamá he procurado que el tema de las acciones de IB no sean el espacio para desahogarnos, porque aquí, YO TODAVÍA CELEBRO QUE INGRID ESTÁ LIBRE.

No voy a defenderla, ni puedo decir que estoy de acuerdo con sus acciones. Pero si algo tengo claro es que me dolía más Ingrid secuestrada... que me dolía ver crecer a Lorenzo y a Melanie crecer sin su madre y, porque aún sin estar de acuerdo con muchas de sus acciones y declaraciones, me dolía ver a doña Yolanda vivir sin su hija y haciendo todo lo que estaba a su alcance para recuperar a su hija. 

No voy a participar de este torbellino de discusión sobre Ingrid y sus acciones. Creo que hay instancias encargadas de llevar los procesos en la forma más pertinente y coherente. No voy a replicar frases y mensajes de odio, rencor e 'indignación' por la actitud de Ingrid. Una cosa es decir que no estamos de acuerdo con su 'reclamación' y que creemos que es desproporcionada, y otra comenzar a promover el odio llegando incluso a hacer acciones colectivas para declararla persona no grata. Para mi si es grata Ingrid aquí en su país, aunque entiendo a su familia y a ella misma por no querer estar aquí. 

Defiendo la institucionalidad del Estado del cual hago parte; creo en el trabajo que las fuerzas especializadas del Estado han adelantado para rescatar a las personas que están y han estado cautivas. Creo en la labor que realizan para protegernos porque ese es el mandato que les hemos dado. Pero ello no significa que si alguien hace un reclamo, estando en su legítimo derecho de hacerlo yo la vaya a crucificar. El reclamo de IB es legítimo, es suyo... de ella... está en su derecho... que su "exigencia" sea coherente a lo que como Estado le hemos dado... es otra cosa, pero no por ello Ingrid deja de ser quien es, ni de representar para mí lo que representa. 

Yo prefiero recordar la emoción que me embargó cuando supe que el Ejército la había rescatado junto a otras personas que estaban secuestradas. Prefiero alegrarme recordando el momento en que ella se encontró con su hija, con su hijo y con doña Yolanda. 
  
Yo prefiero recordar a Ingrid con las palabras que expresó cuando recibió el Premio Principe de Asturias, yo soy una de sus vecinas y me agrada saber que lo que yo hice junto a miles de personas ella lo recibió estando en la selva. 

No estoy de acuerdo con algunas de las 'exigencias' en tus acciones en este momento, pero Ingrid yo si te prefiero libre.  

“Quiero contarles de esos vecinos míos que nunca nos conocieron pero que se movilizaron en el mundo entero para exigir nuestra liberación.
Personas que podían quedarse en sus casas, encerradas en sus propias preocupaciones, personas que no tenían salvo su voz ningún otro medio para ayudarnos. 

Ellos no tenían fortunas ni tampoco poder y mucho menos influencia

Solo tenían el insoportable peso del dolor nuestro

Estos vecinos nuestros rompieron el círculo vicioso de la indiferencia. Y se pararon en la misma cera de los pocos que hace años no aceptaron el holocausto.

Lo que vino después ya el mundo lo conoce, una red de seres humanos encontrándose en su barrio, en su ciudad, en su país uniéndose con marchas, camisetas blancas, banderines, para salvarnos del olvido”

Ingrid Betancurt, Ceremonia de entrega de los Premios Príncipe de Asturias.