sábado, 17 de julio de 2010

¿IndependenciaS? Colombia sabe a nostalgias, ausencias... Huele a dolor, pero se cocina con esperanza

Colombia sabe a sal por las lagrimas de las mujeres que parieron para que otros asesinaran a sus hijos y los hicieran pasar como muertos en combate.

Colombia sabe a la sal de las lágrimas de las mujeres que llevan años esperando a sus hij@s porque las Farc les secuestraron.

Colombia huele a dolor de mujeres y hombres que hemos vivido esta guerra absurda donde han perdido más quienes menos han tenido. Donde siguen perdiendo más allá de lo perdido y donde no son la prioridad inmediata para ser reparad@s por sus perdidas y reconocidas las injusticias que con ell@s se han cometido.