martes, 31 de diciembre de 2019

2020, el año de la ESCUCHA


Esta es mi nota de agradecimiento número 15.

15 años de agradecer a la vida todo lo que me permite crecer en el año anterior y 15 años de comprometerme con un destino que construyo en mis pasos.

2019, fue definitivamente mi año del PRESENTE. Abracé cada momento en forma intensa y permití que la vida me bendijera disfrutando cada momento, en cada lugar, con las personas con las que estuve, haciendo que cada instante fuera un momento de felicidad.

Arranqué el año en una situación de incertidumbre, que en otras épocas me hubiera llevado a un estado de ansiedad de esos que ya había sufrido en muchas ocasiones. Sin embargo, como había decidido vivirme un día a la vez, no alcancé a darme cuenta de las pocas horas que habían pasado del nuevo año cuando me llamaron a una ñoñada nueva, a explorar una apuesta periodística innovadora. interesante, independiente, un reto de vida en México... y así me convertí en integrante del equipo CUESTIONE. Aprendí muchísimo, compartí mucho de lo que el camino me ha traído, disfruté un equipo maravilloso, diverso, que se complementa... y me enfrenté a mi yo recorriendo la ciudad para ir a laborar; ratifiqué mi decisión de vivir cual tortuga o caracol, con mi casa encima para no perder la vida en el tráfico. (Mi rentero me dijo que antes aguanté). Definitivamente ir a Mordor (Santa Fe) no es un paseo para hacer más de una vez en la semana. Declarado. 

A mitad de año vino LA MARAVILLA de la palabra y del presente en este nuevo año. La bendición de ser invitada a ser parte de MOVILIZATORIO; luego de varios años de acompañar al equipo, de disfrutarme siendo #laaraña en #ElAvispero, el mundo conspiró para que me dedique solo a tejer. Escribo con los ojitos aguados todavía de la emoción. Gracias Juli, por hacer que 'el mecenas' fuera una realidad; gracias Lina, Mariana por abrazarme a ser parte. Un reto profesional y personal enorme iniciar la oficina en México; una oportunidad increíble ser parte de un equipo tan ñoño, de muchas personas intensas, de muchas mujeres porque somos MUCHAS, una oportunidad para aprender en sororidad; una bendición poder dedicarme a construir tejidos para la movilización en este país que ahora es mi patria también y con la posibilidad de extender las redes en forma más dedicada en Colombia y Latinoamérica. Han sido meses maravillosos de aprender y comienzan los tiempos claves para soltar el hilo y generar las conexiones que van a hacer que las cosas sucedan. 

Me viví en el presente genuino agradeciendo a cada persona con la que me encontré, con quien aprendí, con quienes no me entendí, con quienes discutí; cada persona que me retó, que me regaló una palabra, con quienes me di un abrazo. 

Y de esos abrazos, agradezco infinitamente el abrazo de vida que me permitió brincar el charco por primera vez, el 2019 tiene la marca de Paris y de Dubai. Mis pies caminaron rápidamente en Una noche en París por una ciudad inmensa que se presentó a mi vista, que amé a primer contacto, que se hizo amable a través de la voz de Helena que me llevó en un recorrido maratónico por los lugares parisinos que tenía que conocer y a los que voy a regresar para reconocerlos. Y luego llegué a Dubai y me llenó los ojos una cultura de la que sé que seguiré aprendiendo; sigo maravillada con un Ministerio de la Tolerancia y creo infinitamente que hay muchas conversaciones pendientes con las mujeres de Emiratos y con las mujeres jóvenes de Emiratos, en particular. Astrid mi alma, mi corazón y mi espíritu infinitamente te agradecen lo que se hizo posible. Sabemos que viene un 2020 donde nuestros tejidos se fortalecerán y que seguiremos creciendo como mujeres, como madres como profesionales y como amigas intensas que aman su tierra. 

Este año estudié mucho. Retomé mi Doctorado que lo había puesto en pausa. Me sumé a una red increíble en México con mi grupo del curso de Cambio Climático para Activistas y seguí intensando en la Academia de Innovación Política de Asuntos del Sur con los cursos de Resiliencia en contextos políticos violentos y el Programa de Formación SISA - Mujeres Activando. Me sumé a DEMAC e hice dos talleres simultáneos de autobiografía. GRACIAS Citlalin, GRACIAS Lourdes por acompañar de corazón este inicio de camino de autodescubrimiento.  

Fui a Colombia dos veces, fui a Mérida, fui a Paris y a Dubai en una misma semana, y he recorrido la Alameda y Reforma en Ciudad de México infinitas veces con mis nietos. Agradezco los caminos de corazón y agradezco con amor las dificultades que amigas y amigos y que en mi familia vivimos este año porque aprendimos más, nos aprendimos más, nos descubrimos de otra forma y recogimos con amor desde el dolor lo que nos ayudará a seguir caminando.

En 2019 nací como mexicana. 

GRACIAS
GRACIAS
GRACIAS por estar conmigo este año. 
Por ayudarme. Por escucharme. Por aguantar mi intensidad. 
Por retarme. Por enseñarme. Por disfrutar aprender conmigo. 
Gracias por escribir, por leer, por estar aquí para conversar. 
Gracias 2019 por mi familia. 
Gracias 2019 por ustedes.

2020, el año de la ESCUCHA. 


En las últimas semanas me he encontrado reflexionando sobre lo que mi cuerpo quiere para el próximo año. Escuchándolo más sabio, más mío, más tranquilo, más agradecido. Y sintiéndolo desde mis cambios recientes, en los últimos meses, he descubierto que entraré en estado de aceptación, por un lado y de cuidar mi ser, mi yo, en forma más natural por el otro. 

Si bien todo el 2019 fue un año de movilización constante en el mundo y en Latinoamérica, y en especial en los dos últimos meses en Colombia, mi compromiso con el 2020 es ESCUCHAR más lo que el mundo nos está diciendo, más lo que el universo nos está transmitiendo, más lo que niñas y niños, mujeres y hombres jóvenes están exigiendo. Estamos en una situación de no retorno en el planeta y la única forma de responder a la exigencia y a la esperanza de las próximas generaciones es ESCUCHARNOS para hacer las transformaciones necesarias, urgentes, drásticas, trascendentales. Tendremos que "incomodarnos", reinventarnos, deconstruirnos personal, cultural, económica, política y socialmente para 'sobrevivir'.

Mi compromiso de vida profesional requerirá toda la ESCUCHA este año para lograr un tejido en México de confianza, que se rete a aprender, que disfrute construir en conjunto, que crea en la posibilidad de ser amplificadora de una ciudadanía que se fortalece trabajando en equipo. ESCUCHAR para crear, para tejer, para fortalecer tejidos. 

ESCUCHAR para estar presente. No para reaccionar, ni para opinar. 
Un 2020 donde debemos abrir espacios para ESCUCHAR a quienes no acostumbran ser escuchadas o escuchados. 
Un 2020 para escuchar la divinidad que opera a través nuestro y permitirle obrar. 
Escuchémonos no solo para dolernos, escuchémonos para sanarnos. 
Escuchémonos para encontrar los puntos en común que pueden acercarnos, no para señalar y discutir los aspectos que 'nos dividen' porque nos demuestran que somos diferentes. 

ESCUCHARNOS para ser felices, 
para que los ruidos dejen de distraer los momentos y los lugares que nos merecemos para fortalecer nuestros tejidos de vida y crecer desde adentro. 

Por un 2020 lleno de letras, de palabras, de voces. 
Por un 2020 donde la ESCUCHA se transformará personalmente en una gran producción de contenidos. 

Mi regalo de agradecimiento a un año inmenso de crecimiento y de bienvenida a un año maravilloso para ESCUCHAR y fortalecer nuestros tejidos de vida. 

PENSAR CON OTROS - publicación en línea de Guadalupe Nogués 




Mi nota de cierre del 2018: 2019 El año de la PALABRA y del PRESENTE
Mi nota de cierre del 2017: La PAZ comienza conmigo
Mi nota de cierre del 2016: Responsabilidad y disciplina... disciplina y responsabilidad: Bienvenido 2017
Mi nota de cierre del 2015: 2016: a ser equipo
Mi nota de cierre del 2014: 2015: El año de #lacarrera
Mi nota de cierre del 2013: 2014: El Año del Compromiso
Mi nota de cierre del 2012: 2013: Año del aprendizaje
Mi nota de cierre del 2011: 2012 a conjugar el verbo CONSTRUIR 
Mi nota de cierre del 2010: Bienvenido 2011 - mi año del ¿por qué? y del ¿para qué?
Mi nota de cierre del 2009: Sentido común: Mi deseo para el 2010
Mi nota de cierre del 2008: Una despedida al 2008 con todo el amor del mundo
Mi nota de cierre del 2007: El año de la araña: Feliz 2008
Mi nota de cierre del 2006: Gracias por un maravilloso 2006
Mi nota de cierre del 2005: Comenzar un nuevo año con un nuevo hogar... LA LIMPIEZA