jueves, 4 de febrero de 2016

8 años del #4F ¿En dónde estamos?


Hace 8 años,
a esta hora, 4am en Colombia,
estaba en skype, en MSN y en Google Docs, revisando aún el 'Manifiesto' que horas más tarde leeríamos en más de 183 tarimas o espacios públicos en diferentes lugares del mundo.

Hace 8 años,
iba a completar un mes sin dormir más de 4 horas al día,
un mes casi sin despegarme del computador,
salvo cuando teníamos las reuniones de logística en Bogotá, las pocas a las que asistí, generalmente de coordinación con el Gobierno Nacional y el Gobierno Distrital para preparar 'las marchas'.

Hace 8 años,
iba a completar cerca de un mes de no estar con mi hija,
se quedó 'en vacaciones' alargadas en casa chapineruna,
mientras yo tecleaba infinitamente y Carlitos llegaba a 'vivir' desde Bucaramanga de cuando en vez a mi apartamento en.. lo más lejos de Bogotá para las actividades que necesitaba apoyar en ese momento...

Hace 8 años,
a esta hora,
había renunciado a mi trabajo,
había superado el pánico,
había afrontado mis miedos frente a lo que nos pudiera suceder en términos de seguridad,
hace 8 años a esta hora tenía un enorme hueco en el estómago de ansiedad sobre lo que horas más tarde iba a ocurrir, que no sabíamos las dimensiones que tendría, pero que las marchas de Japón y Australia nos estaban anunciando.

Llevo 8 años con síndrome del #4F entre el 4 de Enero y el 4 de Febrero...
esa ansiedad que no me dejaba hace 8 años, se repite cada año,
ya sé que vivimos,
ya sé que sucedió,
ya sé las lágrimas de emoción con cada comentario de cada persona en cada ciudad que hacia parte de los grupos de coordinación.



Sin embargo, esa ansiedad sigue presente, latente, porque el ciclo de movilización ciudadana que iniciamos aún no se cierra, aún está en esa construcción colectiva a la que nos convocamos, y aún está a la espera de que construyamos una Colombia sin grupos armados ilegales.

En 8 años, las vivencias de las más de 1800 personas que hicimos parte de la Coordinación de marchas, concentraciones, encuentros, que movieron cerca de 14 millones de personas en el mundo, han sido infinitas en crecimientos, disimiles muchas veces en orientaciones, pero llenas de aprendizajes sin lugar a duda.

Personalmente, y profesionalmente, mi vida cambio el 5 de Enero de 2008, cuando me involucré en la conversación que dio origen a las movilizaciones... pero siguió nutriéndose de aprendizajes y tengo la fortuna de la vida de haber sido parte de las dos movilizaciones sociales (#4F - #olaverde) con el uso de herramientas digitales más grandes de Colombia... y ese camino me ha llevado desde hace 5 años fuera del país: He compartido experiencias en Perú, El Salvador, Guatemala, Bolivia, Cuba y México; en México mi casa, he crecido infinitamente en experiencias...

Pero no me he desconectado del #4F y por el contrario el compromiso de lo iniciado me ha seguido moviendo en mi tierra, me ha sido conectando, me ha seguido llenando de bendiciones en el camino y hoy me tiene en total conexión con darle seguimiento al proceso que se adelanta en La Habana entre el Gobierno Nacional y las Farc y al pendiente de lo que ocurrirá próximamente frente a la convocatoria al Plebiscito para ratificar los acuerdos que allí se alcancen.

#HagamoslaPaz, yo voy #porelSI, es mi total convicción,
con mi historia,
con mis aprendizajes,
con lo vivido en estos 8 años,
por cada letra que escribí para la convocatoria del #4F y por cada una de las acciones que he impulsado como Coordinadora de diferentes movilizaciones.

Este momento es NUESTRO MOMENTO,
más que el mismo #4F, más que llenar nuestras calles con pancartas y banderas,
este año es definitivo en la construcción de una nueva historia para nuestro país,
donde SI o SI debemos ser parte,
no podemos abstenernos,
pero sobre todo no podemos permitir que el conflicto se alargue, por nuestras historias y las de nuestras hijas e hijos, sobrinas y sobrinos, por quienes vienen luego... estamos en un momento crucial para cortar 'el así somos' y 'esa es nuestra historia' y aprender de lo dolido, de lo pasado, de lo sufrido, y ser protagonistas de la Colombia que nos merecemos.

No podemos quedarnos solo 'en el opinadero', en la acción digital, en el insulto a quienes piensan diferente,
escribir una historia nueva para Colombia, nos implica un proceso de reconciliación y de perdón que será difícil y doloroso, pero sobretodo implica procesos de justicia y reparación y de una reconstrucción del tejido social que nos permita decir NUNCA MÁS... no es fácil, no será fácil, pero hoy más que nunca debemos llenar más corazones y cerebros de discusiones creativas... las calles ya nos la tomamos hace 8 años... y no en vano el proceso nos ha traído hasta aquí.

Cada resultado de la participación ciudadana en estos años debemos atesorarlo y hacerlo valer ante las parte... AQUÍ ESTAMOS... les hablamos y no dejaremos que ocupen en lugar que a cada quien nos corresponder para aportar a una Colombia en Paz... que no se suscribe en una mesa en La Habana, sino que se construye en el día a día en cada ciudadana y ciudadano; en el ejercicio de derechos de todas nuestras comunidades; en alcanzar todos nuestros territorios...

Otro #4F, que repasaré viendo las fotos y recordando cada emoción vivida con el alma y agradeciendo por cada persona con quién me encontré en ese camino y en el camino de estos 8 años.

El #4F fue una de las piezas, 'de mis inicios', mi camino está presente y me convoca seguir activa, convocante y participando en la construcción de una Colombia en Paz...

"Hagámonos sentir,
hagámonos ver,
hagámonos escuchar...
que los medios se volteen hacia nosotros, hacia quienes no somos noticia”

Enlaces relacionados:
Un homenaje especial para una persona que desde 2008 transformó mi vida y que hoy lamentablemente ya no nos acompaña físicamente, mi Dianita bella, nuestro ángel de luz, que desde Buenaventura, de acuerdo a lo que nos planteamos en el #4F hacer y no solo decir, llenó de sonrisas la vida de niñas y niños de comunidades rurales de la zona, a través de la Fundación Una Sonrisa para el Niño Rural como una de las actividades relacionadas con los compromisos que desde la Asociación Colombia Soy Yo - CSY, asumimos: Prevenir el reclutamiento de niñas, niños y adolescentes. 

Dianita, maestra, amiga, cómplice, ángel... estarás en nuestros corazones siempre y serás el impulso para seguir tu obra y ser mejores seres humanos cada día.