miércoles, 23 de septiembre de 2015

#HagamoslaPaz Yo fui hija de la guerra quiero para mi hija, sobrinas y sobrino una Colombia para la PAZ

Yo fui hija de la guerra,
yo crecí en un país donde pasamos de un enemigo al otro como si no nos diéramos cuenta,
yo crecí viendo enemigos,
yo crecí mientras secuestraban padres, madres, hijas e hijos, hermanas, hermanos, tíos, tías, sobrinas, sobrinos, abuelas, abuelos... mientras les asesinaban y dejaban en la selva donde sus cuerpos nunca serían recuperados.
yo crecí viendo llorar a las demás personas porque alguien con un arma venía a arrasar con sus pertenencias,
yo crecí en un país de tomas guerrilleras, de narcos,
yo crecí en un país donde otros se armaron 'que para defenderse' y primero fueron guerrilla, y luego autodefensas, y luego paramilitares y ahora siguen por ahí como mal llamadas bandas criminales...
yo crecí en un país donde votamos por nuestros representantes no por las propuestas que tenían para el país sino por su postura ante 'nuestros enemigos'
yo me convertí en 'marchante profesional' cuando crecí, 
yo iba a cuanta manifestación por la vida, por la libertad, por la paz había...
y me cargué a mi hija a cuanta marcha podía... y me lloré cuanto caminé...

Yo soy Rosa Cristina Parra Lozano, fui Coordinadora General de la Movilización Mundial contra las Farc del 4 de Febrero de 2008. Yo no busqué estar ahí ni nadie me puso. Llegué por convicción, porque necesitaba gritarle al mundo que las Farc no son el ejército del pueblo y no me representan... porque necesitaba decirle al mundo que en Colombia éramos muchas más personas quienes construíamos país y que en ese momento no éramos noticia y que nos íbamos a hacer ver, escuchar y sentir para construir una Colombia sin Farc.

Yo estuve ahí, el 4F, y el 20J, y en todas las marchas y convocatorias que realizamos con la red de Colombia Soy Yo. Y cuando empezamos a trabajar más allá del activismo y la marchitis, cuando nos encontramos con las víctimas, con ellas, con ellos, a quienes el corazón, la piel, el alma y la memoria les dolía, empecé a vivir lo duro que sería el camino si queríamos construir una Colombia diferente.

Y cuando comenzamos a vivirnos con las personas que se desmovilizaban de las autodefensas, de las Farc, del ELN y cuando nos encontrábamos víctimas, quienes fueron victimarios y quienes estábamos moviéndonos para tejer vínculos nos encontramos rotos, como sociedad, como comunidad, como seres humanos... con heridas profundas, con dolores que no se pueden describir, con carencias, con ausencias, con ignorancias.

Yo soy hija de la guerra, pero decidí hacerme ciudadana para la Paz.
Decidí transformarme y transformar mi entorno por mi hija y para mi hija, por mis sobrinas y por mi sobrino.
Mi mamá y mi papá no vivieron una Colombia en Paz y no pudieron construirla, pero espero alcancen a aportar en vida a la paz que podrán heredar sus nietas y su nieto...

Yo nací en una Colombia en guerra, pero con las idas y venidas, con la cercanía y la distancia, no he dejado de creer y de aportar en la construcción de una Colombia sin grupos armados ilegales.

Se que la paz, LA PAZ, viene con muchos más componentes, que van más allá de la dejación de armas, que es un proceso más allá de las Farc y el ELN... pero sin lugar a dudas, el Acuerdo con las Farc si es un paso que nos acerca a tener las condiciones para que sin importar nuestras tendencias ideológicas, nuestros partidos políticos, nuestro (ponga aquí lo que quiera) no tengamos la amenaza de grupos armados que con eso... con las armas amedrentan nuestra capacidad de reacción, de creación, de acción comunitaria.

Señores de las Farc, a ustedes los cabecillas, sigo en la ratificación de que no son ni han sido el ejército del pueblo que me represente, pero tengo la plena convicción de que les prefiero en la discusión y construcción de lo político y de lo público antes que en el uso de las armas y en el narcotráfico y en los ataques contra la población civil.

A las víctimas, a todas y cada una, sigo con el pleno convencimiento de que la verdad, la justicia y la reparación es un proceso que nos involucra a todas las personas, como país, porque tenemos también responsabilidad por omisión, por dejarles solas, por no ser capaces de reaccionar a tiempo, de unirnos antes que en su dolor, en un frente común para que nunca hubiera sucedido lo que vivieron, lo que sufrieron. La construcción de la paz nos exige empezar con ustedes, hacerla con ustedes, construirla para ustedes, construirla con ustedes.

Presidente Santos, nuestros ojos están puestos en la mesa, pero como ciudadana y como profesional en mi campo espero que el Gobierno Nacional sea mucho más inteligente para comunicarse, para 'sacar la mesa' a la ciudadanía, para involucrar(nos), para incorporar a toda la ciudadanía en una construcción colectiva que nos permita aportar en el camino a LA PAZ. Que realmente ejerzan el liderazgo para apoyar a TODA la ciudadanía a prepararse resilientemente para lo que viene.

A quienes les interesa seguir con la guerra... siempre lo he dicho, cuando me di cuenta la avalancha en la que estaba para el 4F de 2008, le temí más a ustedes que a las Farc, porque son capaces de hacer las cosas más descabelladas con tal de seguir perpetuando lo que históricamente ha impedido que nuestro país se desarrollé para mantenerse en el poder, mantener la guerra, mantener las difíciles condiciones de desarrollo social en las comunidades más ricas en recursos naturales y culturales. A ustedes, les digo... LA PAZ ES IMPARABLE...

Hoy me toma esta noticia de las fechas, los calendarios, los alcances... lejos de mi tierra...
compartiendo hoy precisamente la experiencia del 4F sobre cómo nos organizamos para que ese hecho sucediera...
Hoy, ya mi cabeza está en cómo debemos organizarnos para que LA PAZ suceda.
¿Qué vamos a hacer en los próximos seis meses?
¿Cómo nos prepararemos para el proceso de transición?
¿Cómo acompañaremos a las víctimas en cada paso del camino?
¿Cómo recibiremos a quienes se dejan las armas?
Aún no lo tengo claro...
Mi responsabilidad... mi tarea... mi contribución es pensar en lo que yo podré aportar para ese proceso... 

Algo si tengo claro...
yo fui hija de la guerra
pero haré todo lo que me corresponda para que mi hija, mis sobrinas y mi sobrino reciban un país para la paz. 

martes, 15 de septiembre de 2015

#OrgullodeMéxico - La capacidad de quererse socialmente, la capacidad de construirse: #YosoyMigrante

No pude no escribir(me) en mi quinto 15 de Septiembre en México

El amor tricolor que se respira en el mes patrio es algo que ojalá nunca deje de impresionarme, que me hace sentir la piel 'chinita', como se dice acá, y me maravilla.

Aún no salimos al Zócalo... espero que finalmente la nube se vaya y me permita convencer a mi hija para salir... El primer año en México, al llegar al Zócalo y ver tanta gente junta me abrumó, no pude superar mi miedo a la multitud y antes de que iniciara la ceremonia salí corriendo. Al siguiente año nos aventuramos con mi hija, y volvimos hechas agua; luego con mi papá y mi mamá, y a pesar de esos días complicados, asistimos y el año pasado, finalmente por trabajo no fuí.

Es IMPRESIONANTE México en todo el sentido de la palabra... pero la recuperación histórica que se vive cultural y socialmente y el amor a sus símbolos patrios es algo que sigo descubriendo.

Éste México, el que se quiere social y culturalmente, el que se duele en la violencia, el que se indigna y que nos sobrecoge es el mismo México que vivo en mi día a día como profesional, el México al que le ofrezco todos los días mis aprendizajes y conocimientos y del que sigo aprendiendo.

México que te celebras en tu historia y tus valores culturales, México a 30 años de los sismos que transformaron la Ciudad de México y que nos obligaron a toda América a aprender de la resiliencia y a prepararnos ante los fenómenos naturales.

El México que me encuentro dentro sus instituciones donde día a día miles de personas trabajan para construir el país donde cada quien pueda construir su propia historia de éxito.

Si, también es el México donde igual me duele en la violencia; que duele cuando lo comparan con mi tierra; mi casa donde las madres lloran por sus hijas e hijos que ya no están; donde muchas víctimas están solas y donde muchas personas optan por el atajo para alcanzar sus fines o para sacar ventaja y pasar por encima de otras personas.

Pese al dolor, a la indignación, a las frustraciones en muchos casos, éste México si tiene mucho qué celebrar... es el México de hombres y mujeres que cada día se levantan a construir un mejor país; el México que no se presta al atajo; el México que cree en hacer las cosas en forma diferente y que lo hace; el México que se atreve, que cree, que construye, que se enorgullece de sus colores, de sus símbolos, de sus tradiciones. El México que es ejemplo para las demás naciones de la región; el México de clase mundial. El México donde muchas personas trabajamos para que las mexicanas y mexicanos tengan mejores condiciones de vida, oportunidades para crecer, para aprender, para construir, para aportar; el México que se disfruta innovando; el México emprendedor; el México que se mueve y no se detiene. El México solidario, el que tiene la capacidad de quererse socialmente, la capacidad de construirse.

El México que nos ha abierto los brazos a miles de personas migrantes, que aquí llegamos por diferentes razones y circunstancias y que, desde donde a cada quien nos corresponde, abrazamos con total agradecimiento. Nuestra casa. Nuestro espacio de aprendizaje. Nuestro lugar y nuestro tiempo para retribuir la cordialidad que nos recibe.

Amo mi tierra, quienes me conocen saben bien lo colombiadicta que soy...
pero la vida me trajo a México y estoy no solo agradecida sino honrada de trabajar por México y para México todos los días.

#OrgullodeMéxico usted que lee este escrito y que sabe que mañana es un día más para aportarle sus experiencias, conocimientos y aprendizajes a una gran nación.

VIVA MÉXICO!!!
VIVA MÉXICO!!!
VIVA MÉXICO!!!

PD. Finalmente... si fuimos al Zócalo. Son las 00.10 del 16 de Septiembre... estuvimos en el GRITO :) y no llovió #WIN