lunes, 31 de diciembre de 2012

2013: Año del aprendizaje

Como es mi costumbre, hoy escribo mi regalo de nuevo año, con mis parabienes para la vida, para mi familia, mis amig@s y compañer@s, mis contactos y conocid@s.

Como es habitual, mis reflexiones sobre el año que pasa están cargadas de agradecimientos. Agradecimientos a cada una de las personas que compartieron conmigo y con mi hija este gran año. En el 2012, Paula y yo, iniciamos un nuevo camino: Yo ya un tris andada por tierras mexicanas traje a mi hija a vivir conmigo en Junio. Desde finales del sexto mes del año, estamos juntas construyéndonos un nuevo espacio fuera de nuestra tierrita para seguir aprendiéndonos en nuestro hogar.

A hoy, llevo nueve meses sin pisar mis montañas cachacas... hablando con mi papá, mi mamá, mi abuela, mi sobrina y mi hermano con frecuencia gracias a la tecnología que me ha permitido estar aquí sin estar lejos, viviéndonos cercanos en lo posible, aunque cada quien ande en su propio afán. Vivo conectada a Colombia, respirando Colombia, atenta a Colombia... :)... constatando firmemente que desde cada lugar donde nos encontremos podemos seguir haciendo más de lo que nos corresponde y que debemos seguirnos preparando para hacerlo mejor.  

A hoy, en México, hemos experimentado con mi hija grandes momentos para entendernos y darnos fuerzas ambas; para reconocernos como unas berracas juntas ante las adversidades y para reforzar que si hay algo enorme que nos hace movernos es que nos sabemos como mujeres, como madre e hija, como hermanas, como amigas, como cómplices (cuando se requiere), pero sobre todo que nos sabemos juntas y que, aunque muchas veces las cosas no salen como se tenían planeadas, la perseverancia, el conocimiento, las habilidades, las actitudes, la aptitud ante la vida, el deseo de seguir creciendo son los motores que nos permiten superar los inconvenientes que se presentan en el camino y aprender de ellos.

A hoy, con mi hija hemos tendido lazos con nuestra 'familia' extendida en México.
Gracias a cada una de las personas que estuvieron en nuestra casa permitiéndonos compartir con ustedes nuestro refugio, nuestro espacio de buena energía.
Gracias a cada una de las personas que compartieron con nosotras las celebraciones, las salidas a comer, el descubrir nuevos y 'nuestros' lugares.
Gracias a cada una de las personas que nos abrieron sus casas y sus familias para compartir con nosotras su buena energía.
Gracias a quienes van y vienen, vienen y van. Quienes siguen aprendiendo conmigo y quienes me han forzado a aprenderme.
Gracias por quienes he entendido mi confianza, gracias por saber con quienes cuento, gracias por contar conmigo siempre que lo necesiten.
Gracias por las oportunidades y por creer en mi y en nosotras.
Gracias por permitirme aprender cuándo y en quién creer. 

Ha sido un año también en el que muchas de las personas que quiero se despidieron de personas cercanas, a ellas, por quienes hoy no están con nosotr@s, un abrazo que revitalice el alma y que nos haga recordar que nuestro camino en este momento y lugar es transitorio, pero son los aprendizajes compartidos los que nos llenan de calor, sabiduría y de experiencias para que nuestros seres queridos siempre estén vivos en nuestra memoria, y para que en honor a ell@s seamos mejores personas, por lo que nos permitieron aprenderles.

Gracias Dios, porque desde la distancia sigo disfrutando de muchas personas que amo, por su salud, por su bienestar y porque cada día que sigamos pasando junt@s sea una oportunidad para disfrutarnos en aprendizajes.

Gracias a la vida por cada #horaboba maravillosa, por permitirme deleitarme con cada nuevo descubrimiento, por encontrar cada detalle que me enamora de dónde estoy, de lo que hago, de con quienes vivo, de lo que comparto, de lo que aprendo.

Gracias a y por mi familia en Guatemala; por los tesoros con quienes sigo aprendiendo en Venezuela; por las personas maravillosas con quienes construimos en El Salvador; gracias por seguir aprendiendo a la distancia el Perú; gracias a mi hermana y a quienes desde tierras chilenas me siguen compartiendo sus aprendizajes; al igual que mi prima desde Australia. Gracias a quienes desde Londres, Madrid, y desde diferentes ciudades de Estados Unidos, Brasil y Argentina siguen siendo compañer@s de aprendizajes.

Gracias a mi familia CeSeYesuna, a todas las personas que hacen parte de cada una de las redes de voluntariado con quienes construimos un mundo diferente. Porque si, junt@s hemos sido constructor@s de otras dinámicas y seguiremos haciéndolo porque vivimos nuestra pasión: dar lo mejor de cada un@  de nosotr@s.

Contrario a lo habitual de mi mensaje de inicio de año, este año no enumeraré mi lista de menciones... porque está interminable. Tuve la fortuna de llegar a un 2012 maravilloso, donde me encontré con muchas personas de quienes aprendí montones y con quienes me aprendí montones. Tengo el privilegio de seguir mi camino con personas maravillosas (familia, amig@s, compañer@s de trabajo, maestr@s de vida, cómplices de ñoñadas y desestresadas), con quienes el 2013 vendrá cargado de APRENDIZAJES, en mayúscula.

Y así es, he decretado que el 2013 será el año del aprendizaje, de los APRENDIZAJES. Cada día en la mañana le doy gracias a la vida por una nueva oportunidad para aprender, y así es, aprendo de cada momento, me aprendo en cada momento y aprendo de cada día. Pero en este año que comienza, he decretado que los APRENDIZAJES serán intensos en todo el sentido de la palabra, porque se vienen tiempos maravillosos para crecer como mujer, como madre, como colombiana, como profesional y es este mi momento, y el momento de mi hija también, y para esos maravillosos tiempos tenemos que prepararnos más y mejor y por lo tanto nos dedicaremos a aprender y aprender(nos). 

A usted, que está leyendo mi mensaje: GRACIAS por ser parte de este maravilloso 2012.

A usted, que está leyendo mi mensaje: espero que en este maravilloso 2013 que inicia esté tomando mi mano también para aprender conmigo; o porque si usted quiere para que yo comparta su aprendizaje.

Mi nota de cierre del 2011:2012 a conjugar el verbo CONSTRUIR 
Mi nota de cierre del 2009: Sentido común: Mi deseo para el 2010
Mi nota de cierre del 2008: Una despedida al 2008 con todo el amor del mundo
Mi nota de cierre del 2007: El año de la araña: Feliz 2008
Mi nota de cierre del 2006: Gracias por un maravilloso 2006