miércoles, 27 de octubre de 2010

La información transforma vidas

Ayer leí completa la edición de Ideas para un país mejor de Semana. Sigo todavía con el corazón lleno de ideas... no me resigno a leer tanta capacidad para pensarnos y tanta incapacidad para serNOS. Creo firmemente en que las dinámicas por las que cada una y cada uno nos movemos pueden ayudar a generar transformaciones si logramos moverNOS encontrándoNOS en los puntos comunes que NOS permitirán aportar y aportarNOS para construir país.  

Mi cabeza está haciendo el proceso para alimentarse con las ideas que tengo el corazón. Por lo pronto, dejo el texto de mi aporte a esta publicación de Semana. Entre otras cosas que me emocionaron de la publicación esta el encontrarme felizmente con más personas que coinciden en hablar de la información, la educación y el acceso a medios electrónicos como un referente para mejorar nuestras condiciones de vida. Si, la información transforma vidas. 

Mejor información
Computadores e internet para todos. 
Por Rosa Cristina Parra*

Cada docente en el país debe estar en capacidad de utilizar eficientemente las herramientas que le permitan acompañar a sus estudiantes para aprender a compartir información y construir en forma colaborativa. 

Todos los docentes deben acceder a programas de formación en uso pedagógico de herramientas digitales, y para que se cumpla, el primer requisito lo deben facilitar las entidades gubernamentales: un computador y conexión a Internet para ‘cacharrear’, literalmente. 

Cada entidad pública, además de la responsabilidad específica de su mandato, tiene como función social ser una productora de información. No es un lujo ni una opción. En su espacio en Internet, deben publicar toda la información de su trabajo, la rendición de cuentas como entidad, pero, sobre todo, la información que permita que la ciudadanía se empodere y participe en sus procesos de gestión. 

La información transforma nuestras vidas, nos hace reconocernos como individuos, como ciudadanos y como sujetos de derechos y deberes, pero, sobre todo, nos empodera como constructores sociales. 

Aprender a pensar en forma constructiva parte de aprender a informarnos y a analizar esa información para generar y participar en procesos colaborativos a partir de ella. 

*Comunicadora social y periodista